CUIDADOS CEROPEGIA WOODII

CUIDADOS CEROPEGIA WOODII

¿Eres de las muchas personas que esta loca con esta planta? La Ceropegia Woodii está cautivando corazones por segundos!

Esta planta es una pasada, tanto por sus hojas en forma de corazón como su caída de sus ramitas. La Ceropegia Woodii o rosario de corazones llamada comúnmente, tiene su origen en Sudáfrica y es de la familia de las suculentas. Es una planta colgante y puede llegar a medir los 4 metros de largo. Crecen muy rápido y son muy fácil de cuidar.

Su tonalidad va desde los verdes a rosas, ya que según la luz que reciba, ya sea sol directo o luz indirecta cambiará su tono. Si recibe sol directo, su tono cambiará del verde al rosa. Es impresionante como pueden cambiar su tono según las condiciones ambientales.

TIPS DE CUIDADOS DE LA CEROPEGIA WOODII

Cómo os comentaba anteriormente, esta planta es muy fácil de cuidar. Un punto importante es SIEMPRE observar nuestras plantas, así aprenderemos a entenderlas. Ellas nos hablan, si necesitan agua, más luz, menos riego…

RIEGO:

En este caso, la Ceropegia Woodii nos muestra falta de agua arrugando sus hojitas por la parte trasera, esto es un signo de que necesita su dosis de agua. Hay que tener en cuenta que es una suculenta, por lo tanto, no necesita un riego constante, la regaremos cuando el sustrato esté completamente seco. Para eso, podremos usar un medidor de humedad o en su defecto, como se ha hecho toda la vida, introduciremos el dedo en el sustrato unos 5 cm, si está seco, regaremos pero sin llegar a encharcar. Dato importante: Si tenemos a nuestra Ceropegia Woodii en una maceta de decoración, dejaremos que drene bien antes de volverla a colocar en la maceta, así evitaremos que acumule agua en la base y perjudique a nuestra plantita.

LUZ:

Estas plantas pueden vivir perfectamente tanto en interior como en exterior. Pero aquí abro un paréntesis; hay que tener en cuenta que, no es el mismo clima si estamos en Sevilla, como es mi caso, o si vivimos en el norte. Esta planta no soporta muy bien el frío por lo tanto en invierno tendremos que protegerla metiéndola en el interior de casa. Por lo tanto, yo siempre recomiendo tenerla dentro, en un lugar bastante luminoso e incluso que reciba algo de sol, así podremos disfrutar de ese tono rosado 😉 Al ser una suculenta, la luz e incluso algo de sol no le puede faltar.

CUIDADO CON:

El riego… Mejor pasarnos de poca agua que de mucha. Al ser una suculenta, almacena reservas de agua en su interior, por lo tanto, ella misma se abastecerá de agua hasta que tú la riegues, de ahí, sus pliegues en las hojas al estar faltas de agua.

Siguiendo estos TIPS DE CUIDADOS tu plantita lucirá sana y feliz. Incluso si te crece demasiado puedes hacerle esquejes y tener más plantitas! Pero eso, lo dejamos para otro post 😉 Cuéntame en comentarios que te ha parecido y como luce tu plantita en tu hogar.

¡Besos y Flores!

Deja una respuesta